Home » 2º ESO » Los primeros reinos cristianos peninsulares

Los primeros reinos cristianos peninsulares

En el norte, protegido por la Cordillera Cantábrica, un pequeño núcleo de población  resistió a la invasión musulmana de la Península Ibérica, siendo el origen del Reino de Asturias.

Asturias amplió sus fronteras ocupando tierras poco pobladas, en particular el “desierto del Duero”.

En torno al año 800, Carlomagno conquistó los Pirineos, donde creó la Marca Hispánica, destinada a proteger la frontera sur de su Imperio. La Marca Hispánica es el origen de los condados pirenaicos: Pamplona (Navarra), los condados aragoneses y los condados catalanes.

La Península Ibérica en el año 814. Fuente: Wikimedia Commons.

Estos territorios empezando siendo vasallos del rey de los francos, pero acabaron independizándose (de modo más tardío los condados catalanes).

El Reino de Asturias trasladó su capital a León, para que estuviera más cerca de la frontera, y a patir de entonces pasó a llamarse Reino de León. En la parte oriental del reino creó el Condado de Castilla, un territorio vasallo con abundantes fortalezas, destinadas a hacer frente a los ataques musulmanes. El Condado de Castilla acabó independizándose del Reino de León, y, más tarde, convirtiéndose en Reino de Castilla.

El mapa refleja en realidad la situación el año 1035, a la muerte de Sancho III el Mayor. Bajo el reinado de Sancho III (1004-1035) Navarra estuvo unida a Castilla y a Aragón, pero los tres territorios volvieron a separarse porque decidió repartirlos en herencia entre sus hijos.


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfil público

 

www.000webhost.com