Home » 2º ESO » El fin del Imperio romano y la formación de los reinos germánicos

El fin del Imperio romano y la formación de los reinos germánicos

Para controlar con mayor eficacia un territorio tan amplio, el Imperio romano fue dividido en dos mitades, cada una con su propio emperador: el Imperio romano de Occidente (con capital en Roma) y el Imperio romano de Oriente (con capital en Constantinopla).

En su etapa final, el Imperio romano sufrió invasiones de “pueblos bárbaros” (extranjeros).

Bárbaros: Los godos (Robert Gardner, History Channel, 2004)

Los reinos germánicos surgieron como consecuencia del establecimiento de “pueblos germánicos”, originarios del norte de Europa, en los territorios del Imperio Romano de Occidente.

Joseph-Noël Sylvestre, “El saqueo de Roma por los visigodos el 24 de agosto del 410”. Fuente: Wikimedia Commons

La Edad Media empieza con la desaparición del Imperio Romano de Occidente (“caída” de Roma) el año 476, cuando el caudillo de uno de estos pueblos germánicos, Odoacro, rey de los hérulos, destronó al último emperador, Rómulo Augústulo.

Tras la “caída” de Roma, los reinos germánicos pasaron a convertirse en territorios completamente independientes.

Fuente: Histogeomapas


Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfil público

 

www.000webhost.com